Venta en consignación, un negocio con poco riesgo

Venta en consignación

Si buscabas un modelo de negocio que no constituyera un riesgo potencial, te presentamos la venta en consignación online. El desconocimiento nos impide saber qué modelo de negocio nos aporta más como empresa, por ello os vamos a explicar porqué este tipo de negocio no tiene un riesgo potencial y debes elegirlo frente a otros.

Inversión inicial

La inversión inicial radicará en temas de web, publicidad, estrategias de posicionamiento, etc. Por tanto, no compraremos una cantidad de producto para tenerla stock, sino que llegaremos a un acuerdo con el consignador. Este acuerdo se caracteriza por el pago realizado después de la venta, por lo que, mientras tanto, tendremos su producto en depósito.

Pagamos lo que vendemos

Esto constituye una ventaja a nivel económico, ya que este modelo de negocio está caracterizado por un acuerdo entre el vendedor y el consignador. Pagaremos al consignador cuando vendamos el producto, no antes; por lo que no incurriremos en un riesgo por nuestra cuenta y aventura. Esta es la principal característica que atrae a los vendedores a tener negocios en consignación.

Facilidad de venta

Al tener muchos productos en consignación, podemos ofrecer todos ellos a los clientes, conformando un catálogo de productos bastante amplio y atractivo. Cuando entramos a una tienda online que tiene mucho que ofrecer, nos ofrece confianza y nos da la apariencia de empresa seria, por lo que esto facilita las cosas.

Las ventas tienen menos riesgo

Para el vendedor que acude a un consignador, las ventas tienen menos riesgo, ya que, si el producto no se vende, no hay que pagar nada, salvo que en el acuerdo o contrato de consignación se indique lo contrario. Si se trata de una consignación normal u ordinaria, no correremos el riesgo de tener que dar cuentas a algún proveedor por no poder pagar la letra correspondiente.

Nos permite centrarnos en otros aspectos

Como no vamos a invertir dinero en tener mucho producto stock porque no tenemos que comprarlo, podemos destinar ese dinero a otros fines relacionados con la página web, por ejemplo. Esto nos permite centrar los esfuerzos económicos en fines de alta importancia que nunca podemos focalizar por culpa de tener que hacer frente a los pagos a los proveedores.

 Menor coste de mantenimiento

No tenemos que estar cuidando y salvaguardando la mercancía en un almacén, necesariamente. Podemos acudir a otro tipo de soluciones que nos permitan hacer llegar el producto en condiciones al consumidor final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *